OSTEOPATÍA

La Osteopatía es una terapia manual cuyo objetivo es restablecer el equilibrio de nuestro cuerpo a través de manipulaciones del sistema musculoesquelético, visceral y sacro-craneal. Es decir, considera la patología del paciente de forma global, el individuo es un todo y su condición patológica es consecuencia de un desequilibrio que afecta a su globalidad.

Es una técnica muy precisa que requiere tanto de unos conocimientos profundos de la anatomía, fisiología y funciones del cuerpo humano, como de la habilidad y destreza manual del profesional.

El tratamiento osteopático consiste en tratar las disfunciones, la hipermovilidad o hipomovilidad que se puedan encontrar en la columna vertebral, las articulaciones, el sistema nervioso, el sistema muscular, las vísceras y/o el cráneo. Busca por tanto, recuperar el equilibrio corporal perdido, reactivando sus mecanismos de autocuración con diversas técnicas terapéuticas: manipulaciones articulares, técnicas de energía muscular, de movilización, de estiramiento, funcionales, entre muchas otras. El tratamiento depende de una exhaustiva anamnesis, una evaluación corporal completa, estudio del tipo de lesión y del paciente, haciendo de cada tratamiento, un tratamiento totalmente personal y único.

La osteopatía se basa en la creencia de que todos los sistemas del cuerpo trabajan conjuntamente, están relacionados, y por tanto los trastornos en un sistema pueden afectar el funcionamiento de los otros. Es por tanto un trabajo holístico orientado a aliviar el dolor, restaurar funciones y promover la salud y el bienestar.

Indicado para:

Osteopatía para niños

Osteopatía en bebés:

En cólicos del Lactante

Cólicos del lactante, irritabilidad, gases, reflujo gastroesofágico.... todas esas alteraciones que incomodan a su bebé y le producen crisis de llanto inconsolables, la osteopatía visceral y sacrocraneal dirigida a bebés y niños puede ser una solución.

Como osteópata con más de 5 años de experiencia tratando a recién nacidos, bebes y niños, con pocas sesiones de un masaje suave abdominal y presiones ligeras en la cabecita de vuestro bebé, por tanto nada doloroso para él, podemos conseguir averiguar y normalizar el origen del malestar de su bebé.

Los papás acompañan en todo momento al bebé y lo tienen en brazos durante el tratamiento si el éste lo necesita, es una técnica agradable y muy relajante.

Además se repasaran las maniobras de masaje y posturas que los papás pueden hacerle a su bebé como tratamiento domiciliario para aliviarle los cólicos, el dolor o el malestar mientras se logra una mejoría completa.